FAQ

¿Cuál fue tu primer viaje?

En agosto de 2001 salí de Venezuela por primera vez. Fue a Bogotá por dos semanas. Pero lo que se podría llamar como mi viaje de iniciación fue en agosto de 2007, cuando visité un pueblito perdido en las montañas de la Sierra Nevada, al norte de la Cordillera Andina. Se llama Los Nevados, donde pasé nueve días por razones del trabajo que en aquel momento tenía. La experiencia fue mágica, y al volver a casa supe enseguida que tenía que viajar de nuevo, y muy pronto se me convirtió en una suerte de necesidad.

¿Cuántos países conoces?

36

¿Cuáles?

Colombia, Ecuador, Perú, Bolivia, Chile, Argentina, Brasil, México, Guatemala, El Salvador, Panamá, Inglaterra, Francia, Holanda, Bélgica, Alemania, Austria, República Checa, Hungría, Bratislava, Italia, Ciudad del Vaticano, España, Portugal, Escocia, Noruega, Dinamarca, Suecia, Finlandia, Estonia, Letonia, Lituania, Polonia, Bielorrusia, Rusia, y Venezuela.

¿Cuántas ciudades conoces?

Ya te pusiste demasiado exigente. En promedio, unas tres ciudades por cada país.

¿Cuál es el país que más te ha gustado?

Hay unos que he podido recorrer más que otros, de modo que mi opinión no sería del todo justa. Pero desde mi experiencia, creo que Brasil es fascinante. Hay algunos países en los que me encantaría pasar dos meses yendo de un lugar a otro, como México, Perú o Italia.

¿Cuál es tu ciudad preferida?

No necesito pensarlo: París. Estoy enamorado de ella, ¡es extraordinaria! Varios de los mejores días de mi vida los he pasado en ese lugar.

¿Con qué financias tus viajes?

Con dinero.

¿De dónde sacas el dinero?

De mi trabajo. Por eso paso ocho horas diarias (cuando menos) encerrado escribiendo. Cuando no viajo, mi rutina —¡maravillosa rutina!— es escribir.

¿Dónde se publican tus escritos?

En este blog, en varias revistas en Venezuela como Complot o Sala de Espera, y en el extranjero colaboro para Food & Travel en Español, Bleu & Blanc México, Avianca de Colombia y National Geographic Traveler en Español.

¿No te da miedo ir a lugares tan lejanos y distintos como Rusia o Lituania, por ejemplo?

No puedo negar que cuando voy hacia destinos más complejos sí siento temor, como en la expedición al Amazonas, el rafting en un río de nivel 5, el ascenso al Pico Bolívar (5.007 m.s.n.m.), o el salto en paracaídas. En esas ocasiones claro que me da un poco de miedo porque hay muchos imprevistos que podrían presentarse, pero nada que me haga desistir. Créeme que ese nerviosismo ante lo desconocido me motiva muchísimo. En cambio, lo que sí me da miedo es envejecer en el cubículo gris de una oficina, haciendo un trabajo que no me guste.

¿Qué es lo más difícil de tus viajes?

La planificación. Cuando hago un viaje largo hay muchos detalles por arreglar, y llega el momento en que me canso de tanto mirar los mapas y leer por internet sobre los sitios adonde voy. A veces es muy agotador, y termino deseando desesperadamente que llegue el día de la partida para dejar los papeles a un lado y comenzar a moverme.

¿Cuál ha sido el momento más difícil en todos tus viajes?

Fue duro ser diagnosticado de varicela en julio de 2012, y obligado a guardar reposo en pleno viaje por Bielorrusia. Pero sin duda el momento más difícil fue el viernes 5 de junio de 2009, 7:05 am, navegaba el río Cunucunuma en el Amazonas venezolano. Estaba a la mitad de una expedición de 30 días para llegar hasta el río Negro en la frontera con Brasil. Iba en una lancha con un español y un indio, y de pronto algo pasó bajo el agua, la lancha dio un trompo —o sea, giró muy bruscamente como los carros que patinan sobre pavimento húmedo—, y en un segundo nos hundimos. Perdí mi computadora, cámara fotográfica, iPod, grabador portátil, teléfonos, internet inalámbrico, dos libros. Los tres nadamos hasta la orilla y debimos esperar nueve horas hasta que alguien pasara de nuevo por el río —son cauces muy poco transitados—, y nos llevara hasta la comunidad más cercana, que estaba más o menos a noventa minutos de navegación rápida. En el momento fue una experiencia muy difícil, pero hoy la recuerdo como uno de los episodios más extraordinarios de mi vida. Tanto así que desde hace rato no lo cuento porque la gente piensa que es mentira.

¿Cuál ha sido el mejor momento de tus viajes?

Hay muchos momentos memorables. Jamás olvidaré la noche del lunes 23 de febrero de 2009, era carnaval y estuve en el Sambódromo de Río de Janeiro. También está el día que pasé en Machu Picchu, absolutamente surrealista. La navegación por el Mar Báltico en septiembre de 2011 fue alucinante, no podía creer que estaba allí. La mañana del 12 de julio de 2008, cuando sobrevolé el Salto Ángel. No podría dejar de mencionar de nuevo el 5 de junio de 2009, el naufragio en el Amazonas, como dije antes, fue extraordinario y algo que agradezco haya ocurrido.

¿Cómo haces para comunicarte en los países donde no se habla español?

Me gradué en Comunicación Social, de modo que creo que las posibilidades de comunicación son infinitas. Partiendo de allí, hablo inglés y francés, que con el español, me ha permitido entender y hacerme entender en cualquier parte sin el menor inconveniente.

Un viaje que desees hacer.

Los viajes están todos por hacerse todavía. Me encantaría visitar África, recorrer todo el continente partiendo desde Marruecos para llegar a Ciudad del Cabo. Es un viaje muy ambicioso y bastante complicado de organizar. Le he dado más largas de las que me gustaría, pero cada vez que pienso planearlo surgen otros destinos. Me gustaría ir a India, y cruzar el Sudeste Asiático. Sueño con escalar el Aconcagua y el Monte Everest.

Un lugar al que nunca irías.

No digo que nunca iría a este sitio, pero no me llama la atención para nada: Miami.

¿Por qué no has ido a Estados Unidos?

Por la misma razón por la que aún no he ido a Bangladesh, ni a Cuba ni a Canadá: son viajes pendientes.

¿Qué te motiva a viajar?

Me aterra llegar a viejo y mirar atrás para darme cuenta de que se me fueron los mejores años de mi juventud encerrado en una oficina haciendo un trabajo que detestaba. En cada viaje, en cambio, descubro más y más mi verdadera pasión, mis intereses, mi carácter. Me motiva saber que allí, fuera de mis cuatro paredes, están todas las historias por contar, la inspiración, los personajes, los amigos entrañables, los atardeceres inolvidables, los días mejores de mi vida. Salir a encontrarlos me resulta obligatorio, necesario, irrenunciable.

Si deseas hacerme alguna pregunta para completar esta sección,

no dudes en dejármela por aquí, y con todo gusto te responderé.

Anuncios

3 comentarios en “FAQ

  1. Hola! Me encantó tu blog! Soy venezolana y tengo varios años viviendo en Miami. Amo viajar, lástima que no te llame la atención conocer Miami, al contrario de lo que muchos creen, no es solo rumba y centros comerciales, hay muchas cosas y lugares interesantes para conocer por aquí (y mil lugares para comer divino!!). Ojalá te animes a venir algun día, te puedo dar algun dato. Tengo pendiente viajar a muchos lugares, creo que uno de los más pendientes es Machu Picchu… La semana que viene me voy a India.

    Saludos,
    Naty

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s