¡Feliz día, mamá!


Madre,

Ante todo, feliz día. Hoy me levanté pensando en ti, en este abismo oceánico que nos separa, y que este amor invencible convierte en medio metro de distancia. Tú allá, en mi lejana Caracas, pero a la vez aquí, en esta París que a veces se me llena de nostalgias.

Me excuso por todos estos meses sin escribirte, aunque tú y yo sabemos que hemos estado siempre en contacto telefónico, poniéndote al día sin falta de la locura de mi vida. Pero también sabemos que la palabra escrita tiene un encanto que a los dos fascina, de modo que aquí vuelvo con mis cartas después de tanto tiempo.

Y voilà, les presento a mi madre, en nuestras recientes vacaciones en la playa, al norte de Venezuela

Y voilà, les presento a mi madre, en nuestras recientes vacaciones en la playa, al norte de Venezuela

Primero te cuento que estoy muy bien, estudiando como siempre, y escribiendo como nunca. De hecho, en las últimas semanas he logrado una disciplina que me había costado tener desde que llegué a Francia hace poco más de un año. Ya terminé una novela a la que le dediqué unos diez meses de trabajo interrumpido varias veces por algunos viajes y otros cuantos reportajes, y recién hace una semana acabo de comenzar otra que daba vueltas en mi cabeza desde hacía cuatro años. Sí, yo idealizo París, y por eso me parece tan romántico encerrarme en mi cuartucho a escribir frente a una ventana abierta a los techos típicos de chimeneítas naranjas de esta ciudad, esos que han inspirado pintores y poetas y que obligan a los turistas a parar la marcha por una fotografía. Y es desde acá mismo, frente a esta ventana, que ahora te escribo entre las paredes a veces opresoras de mi estudio, tan pequeño que no tengo espacio suficiente ni para guardar los zapatos, y donde me toma más tiempo cepillarme los dientes que barrer el suelo. Pero con los días uno lo asume como parte bohemia de esta experiencia: así viven y han vivido siempre los estudiantes en París. Y es que mi estudio aunque minúsculo es hermoso al mismo tiempo, silencioso, bien ubicado, minimalista por obligación, y donde encaramado a una silla miro a través de la ventana del pasillo la Torre Eiffel.

Por lo demás, y para resumirte los meses de esta ausencia epistolar, claro que he viajado: he visitado Italia, Suiza, Bélgica, España, Inglaterra, Alemania y Venezuela (porque ahora, aunque suene extraño, mi país es también un lugar de visita). En tanto, en Francia estuve en Chantilly, Saint-Raphaël, Saint-Tropez, Lyon y Tours, adonde fui hace un par de semanas para conocer el espléndido Castillo de Chenonceau.

En todo caso, viviendo en París sigo teniendo la impresión de andar siempre de viaje, visitando museos cada semana, deslumbrándome todavía cada vez que veo el Arco del Triunfo, frecuentando con placer las márgenes del Sena o los Campos Elíseos, y llevando casi sin falta mi cámara fotográfica entre los libros de mi mochila.

Bueno, no te quito más tiempo porque supongo que andan haciendo parrilla en casa. Te mando un beso primaveral en este día de las madres, mi agradecimiento infinito por tu sacrificio que hoy me permite hacer realidad mis sueños de la infancia, y mi deseo de, más que en la imaginación y en los anhelos, poder tenerte pronto de visita junto con mi papá en esta ciudad de maravilla.

Hasta pronto, y felicidades de nuevo,

Jo

Anuncios

4 comentarios en “¡Feliz día, mamá!

  1. Gracias por esas palabras tan hermosas. Me llenan d emocion y nostalgia haciendo grandes esfuerzos para no llorar. La distancia se hace corta a traves de estos escritos. Siento q esta vez has compartido el almuerzo con nosotros. Fue sushi, no fue parrilla… Te amo, Mama…

    Me gusta

    1. Madre???? Qué alegría tan grande leer tu comentario, pero más grande la sorpresa de conseguirte por estos lados!!! Jajaja! Bienvenida!!! Las distancias se vuelven nada cuando el amor es infinito! Y después de todo, quién dijo lejos?! Te amo mamá, y que sigas teniendo un gran día!

      Me gusta

  2. Que hermoso de verdad leer tus palabras y la respuesta de tu madre, Dios la bendiga al igual a ti y te de toda la fuerza y fortuna en tu nuevo camino. una amiga saludos Johan

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s