Palacio Subterráneo


Para muchos, comprar un ticket, esperar en un andén y subir a un vagón de Metro es un asunto de rutina para evadir el tráfico superficial e ir de un lugar a otro en los agites cotidianos. Nada más alejado de la realidad cuando se recorre Moscú. La imponente capital rusa posee un sistema insólito, inesperado, monumental. La mayor parte de sus 177 estaciones están construidas en mármol blanco, rojo, verde, negro, con techos de mosaicos, paredes de relieves y lámparas que más bien parecen sacadas de la sala principal de un teatro de la ópera. Hay estaciones temáticas, otras que rinden homenaje a los grandes hombres de la historia soviética, que resaltan episodios fundamentales para la Rusia contemporánea, y que ensalzan el régimen comunista en casi cada resplandor de sus paredes pulidas.

De modo que comprar un ticket de Metro en Moscú es como adquirir el boleto de un enorme museo interactivo, esparcido en el subsuelo de toda la urbe, donde, a diferencia de las grandes galerías, puedes tocar las obras, sentarte en ellas y hasta caminarles por encima. No en vano le apodan “El Palacio Subterráneo”.

Un auténtico Palacio Subterráneo

Un auténtico Palacio Subterráneo

Cuestión de orgullo

El Metro de Moscú, cuya primera línea fue abierta en mayo de 1935, no es solamente un medio de transporte masivo, como en todas las ciudades del mundo. Acá representa una victoria del pueblo soviético, un monumento a la voluntad política y civil después de la Primera Guerra Mundial. Y es que algunas de sus estaciones más impresionantes fueron construidas recién concluido el conflicto, cuando el país entero apenas se levantaba tras los últimos bombardeos alemanes. Gran parte de los trabajos fueron realizados por voluntarios, ciudadanos rusos que, sin otra remuneración que la satisfacción y el orgullo de contribuir al renacimiento del país, asumieron meses de labores de cantera aún con el estómago vacío.

En todo caso, el proyecto no requería sólo de gente que abriera túneles con una mandarria. Al contrario, demandaba la participación de mano de obra calificada en materia de arquitectura e ingeniería. Y allí reside el gran mérito de esta construcción, dado que la mayor parte de los profesionales y obreros capacitados para tales fines había fallecido durante los prolongados ataques de la llamada Gran Guerra. De modo que para el comienzo de la década de los 30 fue necesario que una nueva generación de trabajadores se levantara. Y así, con o sin experiencia, asumieron el titánico desafío que, para silenciar a los capitalistas, hubo de completarse con loable precisión.

A salvo

Sorprende que algunas estaciones moscovitas se hundan docenas y docenas de metros bajo tierra. Park Pobedy, por ejemplo, desciende a 84 metros de profundidad. Aquello tenía —¿o tiene todavía?— un evidente propósito, y era servir a la población civil como refugios de emergencia en el caso de un ataque con armas nucleares por parte de sus enemigos. Para entender semejante resolución hay que situarse en el contexto: la construcción comenzó tras el fin de la Primera Guerra y se extendió durante la Segunda y los posteriores años de la no menos difícil Guerra Fría. Es decir, en medio de tantas tensiones, Rusia esperaba una embestida fatal en cualquier momento.

Sea que aún persista ese temor o no, las estaciones diseñadas con este objetivo aún mantienen sus compuertas de acero en perfecto estado y toda la población de Moscú sabe que si algo ocurre, sólo allí se encuentra refugio seguro.

Imperdibles

Una vez en Moscú, hay estaciones que no debe dejar de conocer. Kiyevskaya,, por ejemplo, está dedicada a la amistad que une a Rusia con Ucrania. Belorruskaya hace lo propio para con Bielorrusia, su país hermano. Entretanto, Komsomolskaya honra la lucha del pueblo por la libertad y la independencia. Desde este último lugar se toman los trenes que van a San Petersburgo.

Mosaicos espectaculares adornan los muros de las estaciones

Mosaicos espectaculares adornan los muros de las estaciones

En Ploshad Revolutsii se representa al país socialista, con 76 esculturas de bronce, soldados, campesinos, marineros, obreros y atletas. En Mayakovskaya se relata, a través de impresionantes mosaicos en el techo, un día en el mundo socialista.

Muchas de estas magníficas estaciones fueron construidas con el mármol de la Iglesia del Cristo Salvador, cuya demolición en 1931 marcó la consolidación del régimen comunista.

De modo que ninguna visita a Moscú estará completa sin conocer este museo público, quizá el más grande y original de la tierra, llamado, nunca con tanta justicia, el “Palacio Subterráneo”.

Consejos para usar el Metro

Evite las horas pico: entre las 12 m y las 2 pm los andenes hierven de gente. Recuerde que en este sistema suelen viajar unos siete millones de pasajeros cada día, la mayoría de ellos entre el mencionado período.

Prepare sus oídos para el ruido: el bullicio de la multitud no es nada comparado con el estruendo de los trenes al desplazarse, metales chirriando, puertas que vibran, ruedas que saltan, rieles que se estremecen. Leer no es una fácil tarea en este lugar.

Reconozca las voces: la línea 5 del Metro dibuja un círculo alrededor de la ciudad. El anuncio interno de las estaciones sirve para marcar el sentido en que se mueve el tren. Voces masculinas indican que se avanza en el sentido de las agujas del reloj. Voces femeninas implican lo contrario. Igualmente, en el resto de las líneas se utilizan voces masculinas cuando los trenes van en dirección al centro, y voces femeninas cuando se alejan de este.

En todo caso, tenga siempre a mano una guía sobre la ciudad: muy pocos moscovitas hablan inglés, por lo que buscar ayuda es siempre complicado. Asimismo, todos los avisos y letreros del Metro están en ruso, de modo que sin un mapa, es muy fácil extraviarse. Por eso mismo, acá te dejamos uno. Descárgalo e imprímelo, y desde ya anímate a visitar esta maravilla de la capital rusa.

Mapa Metro Moscú

Haz clic aquí para ver la galería de imágenes de este reportaje.

Anuncios

3 comentarios en “Palacio Subterráneo

  1. QUE BIEN ES PODER CONOCER A TU LADO, GRACIAS MUY LINDO DOCUMENTAL APRENDI MUCHO EL DIA DE HOY. REALMENTE INVITA A IR A MOSCU.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s