Escapadas


Sin pretender ser gurús del turismo, presentamos una selección de destinos donde tendrá garantizado un viaje inolvidable fuera de toda rutina, entre la paz, el reencuentro consigo mismo, y una sorpresa constante.

El Camino del Inca

Machu Picchu

Ruinas de Machu Piccu

Conocer Machu Picchu es una mezcla de misticismo, retiro espiritual y un cargamento de buenas energías. Lo mejor es que hay varias formas de completar la visita de acuerdo al presupuesto o a las condiciones físicas de cada cual. La vía más cómoda es volar desde Lima hasta Cuzco, y luego tomar tren hasta el antiguo Imperio de los Incas. De lo contrario, habrá que llegar en bus: un largo viaje de casi 24 horas desde la capital peruana. Asimismo, existe el célebre “Camino del Inca” que, partiendo de Cuzco, contempla entre dos y cuatro días de marcha constante, con pernoctas en tiendas de campaña y comida ligera, recompensando el esfuerzo con el arribo a pie a la hermosa ciudadela. Los precios no son desproporcionados en relación al tamaño de la experiencia a vivir.

Este extraordinario lugar, una de las Siete Maravillas Modernas del Mundo, lo dejará hechizado con la magia de sus ruinas, una ciudad entera abandonada en pleno proceso de creación, con casas terminadas y otras más por concluir. Las llamas están por todos lados, igual los turistas, pero reina el silencio y la paz ante la presencia casi religiosa de las montañas circundantes. Después de unos días en Machu Picchu, volverá renovado a la vida cotidiana.

 

El Salar de Uyuni

Salar de Uyuni

Hexágonos del Salar de Uyuni

Ubicado en el corazón de Bolivia, este desierto de sal —el más grande del planeta—, ofrece uno de los paisajes más insólitos que se pueden admirar en América del Sur. Adentrarse en semejante maravilla natural, de diez mil millones de toneladas de sal y más de 12.000 Km² de extensión, es como posarse sobre la superficie de la Luna. Todo es blanco en 360°, hasta donde alcanza la vista. A mitad del desierto emergen dos islas de piedra habitadas por cactus enormes de diez metros de altura. Y hacia uno de los límites del salar se alza el impresionante volcán Tunupa, con 5.432 metros sobre el nivel del mar y rodeado por algunas lagunas de aguas rosadas y azules.

Para llegar a Uyuni hay que pasar primero por La Paz, de donde salen aviones, trenes y buses que cubren la ruta. La época de mayor frío es entre mayo y julio, cuando las temperaturas pueden descender hasta los -7° C.

Visitar semejante destino es, casi literalmente, viajar fuera de este mundo.

 

Tallin

Horizonte de Tallinn

Horizonte de Tallinn

Si está buscando un lugar lleno de romance donde pasar una luna de miel original, o un viaje de pareja inolvidable, Tallin lo sorprenderá. Aunque no aparece en las grandes guías de viaje con la frecuencia de las clásicas París o Roma, la capital de Estonia ofrece maravillosas calles donde caminar de la mano, restaurantes de primera, hoteles de lujo, músicos y artistas de bulevar, museos, tiendas, un casco histórico muy antiguo, miradores, restos de murallas; en fin, espacios que promueven el amor por su naturaleza romántica, con sus noches iluminadas y vivas hasta la madrugada.

Como interés cultural, Tallin posee muchas evidencias de su pasado soviético, del que se liberó hace apenas veinte años. Hay monumentos en las calles que lo recuerdan, placas, edificios, iglesias rusas, y hasta museos dedicados al tema.

Una de las grandes ventajas de Tallin es que por ser una ciudad no muy cotizada por el turismo internacional, es considerablemente menos agitada y mucho menos costosa que otras urbes de Europa Central. El país sigue las cuatro estaciones con inviernos realmente fríos y veranos muy agradables.

 

Tepuyes

En el camino a Roraima

En el camino a Roraima

Si desea un viaje de paz, silencio, reencuentro, reflexión, aislamiento y contacto con la naturaleza, los tepuyes de Venezuela son su destino. Hay decenas de estas antiquísimas mesetas distribuidas por el sur del país, pero tan solo un puñado se mantiene abierto al público y con la infraestructura básica para recibir turistas y aventureros de todo el planeta. El Monte Roraima es quizá el más conocido de todos los tepuyes, popularizado por el clásico de Sir Arthur Conan Doyle, El Mundo Perdido, que relata una historia de ciencia ficción que transcurre sobre su cima. El Salto Ángel, con su mítica cascada de 979 metros, es sin duda el más cotizado y el mejor acondicionado de todos, con posadas de lujo y servicios de categoría. Pero también hay otras opciones, aunque mucho más remotas y de difícil acceso como el Akopán o el Kukenán, entre otros.

 

Destino: el mar

Cruceros

El Mediterráneo y el Caribe son algunos de los destinos más populares

Una escapada imperdible es irse de crucero. Hay cientos de alternativas en el mercado, desde algunas que recorren una decena de islas en el mar Caribe, hasta otras que atraviesan el Mediterráneo saliendo del sur de España y parando en Mónaco, o por el Adriático yendo desde Italia hasta Grecia. Los beneficios de estos recorridos es que simplificarán la planificación de su viaje, pues generalmente se venden como paquetes “todo incluido”, donde hasta la propina de la tripulación se paga por adelantado. Además, ofrecen una excelente combinación entre la sofisticación del servicio a bordo, deportes al aire libre, masajes, piscinas, buena gastronomía y bebida de lujo, con respectivas paradas en los puertos de grandes ciudades donde es posible hacer turismo urbano y algo de shopping.

De la misma manera, hay quienes prefieren rutas más exóticas y alejadas del sol cálido. Por ejemplo, hay cruceros muy originales que zarpan hacia la Patagonia y visitan el Glaciar Perito Moreno, el Canal del Beagle y hacen avistamientos de ballenas. Otros buscan camino al norte, hacia los mares helados de Escandinavia o Alaska. En todos los casos, sea en el Trópico o no, una salida de crucero será una experiencia que todo viajero debería probar en la vida.

 

Grandes capitales europeas

Hotel de Los Inválidos en París

El Hotel de Los Inválidos en la siempre encantadora París

Siempre es necesario tomar un par de semanas, reunir lo necesario, y partir con destino al Viejo Continente. Para el viajero recurrente siempre es un descubrimiento volver a Europa, y para aquellos que la visitan por vez primera es una mayúscula sorpresa. Trazar un itinerario que cubra Londres, París, Ámsterdam, Berlín, Roma y Madrid, cuando menos, le ofrecerá memorias que habrá de conservar toda la vida. Aunque son espacios urbanos repletos de edificios, automóviles y multitudes, son también lugares para escapar de la rutina y sumergirse en ciudades llenas de encanto, historia y buen paladar. Recomendaciones: organice bien su recorrido, compre todos sus boletos con antelación, y viaje siempre en temporada baja.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s