Pensando en Rodin


El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Cuán difícil es para un museo resaltar en el medio de París, una ciudad con cerca de ciento ochenta museos y —literalmente— quién sabe cuántos centenares de galerías. Entre todos, evidentemente saltan a la vista el Louvre —tal vez el más famoso de la tierra—, y el Orsay, recinto mítico del arte mundial. No obstante, uno entre la larga lista parece bendecido pues su visita deja huella. No tiene la extensión del Grand Palais, ni el presupuesto del Quai Branly ni la promoción del Pompidou, pero definitivamente exhibe el genio de un artista inmortal, que seguirá hablando —¡y pensando!— a través de los siglos: el Museo Rodin, hogar de la obra de este célebre francés —Auguste Rodin—, uno de los escultores más importantes de los últimos dos siglos.

Hotel de arte

En los espacios de lo que alguna vez fuese el Hotel Biron, donde el artista alquiló una planta para vivir, hoy descansa la mayor parte de la creación de Rodin, pues antes de fallecer donó todas sus obras al estado francés con la condición de que se creara un museo para exhibirlas. Tras su deceso el gobierno de entonces reacondicionó las instalaciones del Hotel convirtiendo las recámaras en galerías, y abriendo oficialmente sus puertas al público en 1919. Para mayor fortuna de los visitantes, el Museo Rodin no sólo exhibe obras del escultor sino también pinturas de otros grandes como Monet, Renoir o el propio Vincent van Gogh, piezas que pertenecían a la colección personal del artista. Entre las esculturas de Rodin que se muestran destacan algunas de las más renombradas, como las impresionantes Puertas del Infierno (La Porte de l’Enfer), El Beso (Le baiser), Balzac, y el famoso Pensador (Le Penseur), que se erige con sus dos metros de altura a mitad del jardín principal.

Megaproyecto

Sin duda lo que ocupó la mayor parte de la vida de Rodin fueron las magníficas Puertas del Infierno, una obra monumental encargada por el Museo de Artes Decorativas de París. Éstas serían colocadas en la entrada del edificio. El resultado final es francamente extraordinario. Tienen seis metros de alto, cuatro de ancho y uno de profundo, y están constituidas por un conjunto de ciento ochenta esculturas en distintas dimensiones que van desde los quince centímetros hasta el metro de altura. Cada sección está inspirada, de acuerdo con la solicitud del museo, en la historia de la Divina Comedia de Dante, a quien el artista admiraba fervorosamente. Muchos de estos trabajos terminaron convirtiéndose en obras independientes. Tal es el caso, entre otras, de Las tres sombras (Les trois ombres), Paolo y Francesca, Soy bella (Je suis belle), Adán y Eva, El Beso (Le Baiser) y el mismísimo Pensador (Le Penseur), probablemente su trabajo más conocido. Rodin trabajó en estas puertas durante los últimos 37 años de su vida. Lamentablemente, el Museo de Arte Decorativo de París nunca se construyó.

Para sentarse a pensar

El Pensador, que cobró vida independiente a partir de las Puertas del Infierno, refleja la actitud de un hombre sumido en una profunda reflexión. En principio la escultura fue conocida como “El Poeta”, pues pretendía representar a Dante absorto en la meditación de su inigualable Divina Comedia. El primer modelo que hizo Rodin fue en 1880. Elaborado en arcilla, la pieza apenas midió unos 71 centímetros de alto y no se expuso públicamente sino ocho años más tarde en la ciudad de Copenhague, Dinamarca. En 1902 se fundió en bronce pero no se exhibió sino dos años después. Finalmente, en 1914, se montó en un pedestal de honor frente al Panteón Nacional de París. Allí permaneció hasta la inauguración de su propio museo, entonces el coloso fue trasladado hasta el privilegiado aposento donde hoy se encuentra. A lo largo de su carrera, Rodin creó una serie de réplicas de El Pensador, modificando a veces las dimensiones de la obra o el material. Alrededor del mundo se cuentan unas 25 copias de esta magnífica escultura.

De La edad de bronce hasta nuestros días

También están obras como La edad de bronce (L’age d’airain), un hombre de 1.78 mts. de altura por 59 centímetros de ancho y 61 de profundidad. La estatua fue tan perfecta que en su tiempo recibió fuertes críticas pues otros artistas contemporáneos se negaban a aceptar que realmente hubiera sido concebida por Rodin, esculpida en yeso y luego vaciada en bronce, sino copiada directamente del cuerpo del modelo. Tal era la magnitud del trabajo. Finalmente se comprobó la originalidad de la obra y con eso el escultor se hizo de una reputación bien ganada. El Beso, ese sublime encuentro entre dos enamorados, es conmovedor. Y el Monumento a Balzac, una estatua enorme en honor al autor de la Comedia Humana, se impone por su presencia soberbia, mostrando el rostro erguido del escritor, y cubriendo todo su cuerpo con una gruesa manta que le cae hasta el suelo. Toda la casa está llena de sus trabajos, y es emocionante caminar sobre aquel suelo de madera original que cruje bajo cada paso, imaginando la vida allí mismo hace un siglo cuando el propio artista iba de un lugar a otro entre sus moldes y yesos inacabados. Los jardines, podados al estilo francés, son en sí mismos una atracción a visitar, más todavía por estar llenos de esculturas expuestas al aire libre. A fin de cuentas, si no existiera en París otro museo que este de Auguste Rodin, aún así habría razones de sobra para venir a ver obras de arte en esta inigualable capital.

Visitas

El Museo Rodin está ubicado sobre la rue de Varenne, en el distrito 7 de París. Se sirve de la estación de Metro Varenne. Está abierto al público todos los días, excepto lunes. Los horarios están sujetos a los cambios de estación.

Para mayor información puede visitar http://www.musee-rodin.fr

Anuncios

2 comentarios en “Pensando en Rodin

  1. GRACIAS, COMO VES TE ESTOY SIGUIENDO LOS PASOS EN CADA LECTURA QUE PUBLICAS, YA TE DIJE QUE ME GUSTA LEERTE Y HOY MAS QUE NUNCA, ESTE ES UN CONSEJO PARA MI VAMOS A PARIS CON ENRIQUE EL PROXIMO MES ESTAREMOS UNO 5 DIAS ANTES DE IR A CASA ASI QUE VOY A VISITAR ESTE LUGAR QUE LO DESCRIBES TAN MARAVILLOSAMENTE Y LAS FOTOS ME ENCANTARON!!!! PARIS NOS ESPERA……….. SALUDOS

    Me gusta

    1. Pfff, qué envidia! París es mi ciudad favorita, nosotros tenemos un romance único!!! Pues te prometo que antes de que termine el mes publico por aquí algunos consejillos que quizá te puedan ayudar! Un abrazo y gracias por seguirme!!!

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s