Un día en Bruselas


El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Da la impresión de que Bruselas es una de las ciudades más refinadas y apacibles de Europa. Tiene un ritmo particular, lento pero no aburrido; todo lo contrario, y en especial cuando escasea el tiempo. Con apenas un día para descubrir la bella capital de Bélgica no se puede perder ni siquiera un minuto de esta afortunada visita. Lo principal, en orden prioritario, será ubicar los cuatro destinos ineludibles de la urbe, los que, definitivamente, no puede dejar de conocer pues sería casi un pecado a confesar. Comencemos por quizá el más popular de ellos: La Grand Place.

Punto de partida

La Grand Place es el eje central de la ciudad. Es como la Plaza de Armas de otras capitales, de donde parten las principales avenidas, por donde pasan los bulevares más importantes, donde están las mejores tiendas y los mejores restaurantes. Está rodeada de una veintena de edificios antiguos tan bien conservados que parecen piezas monumentales de museos de historia. Cientos de ventanas alineadas a la misma altura, repetidas unas tras otras, interrumpidas a cada tanto por un envidiable balcón lleno de flores, con querubines tallados en la fachada o musas sosteniendo las columnas, con esculturas doradas a caballo sobre los techos, todas haciendo un rectángulo amplio en el que cobra vida ella: La Grand Place.

A un costado está una chocolatería irresistible que promete un fondue inolvidable, pero no es eso lo que justifica su mención, sino un letrero en bronce que anuncia su irreprochable relevancia: Victor Hugo a habité cette maison en 1852: Víctor Hugo vivió en esta casa en 1852.

Si corre con la suerte de visitar Bélgica en el verano tendrá la ocasión de admirar la Alfombra de Flores, un espectáculo que cobra vida en la ciudad cada dos años (en años pares) y que inunda de fragancias silvestres y colores de asombro toda la plaza con un millar de plantas maravillosas.

Poco pudor

Caminando por las calles cercanas a la Grand Place llegará sin pérdida a la segunda parada obligada en esta ciudad. Se trata de una pequeña escultura de sesenta centímetros de altura que está plantada desde el siglo XV en una esquina sencilla de Bruselas, entre rutinarios locales comerciales y el tropel de transeúntes que circula frente a ella cada día. Es el Menneken Pis, tan simple como esto: un niño haciendo pipí.

Con los años, la obra se ha convertido en el símbolo nacional, su imagen está en postales, tazas, llaveros, magnéticos, franelas, afiches y replicada un millón de veces en suvenires de diez centímetros. Y resulta normal que un día amanezca tal como es, desnudo y brillante por la lumbre natural del bronce; pero a la mañana siguiente bien podría despertar vestido de director de orquesta, o llevando falda y atuendo escocés, o uniforme de futbolista o traje de gala o hasta imitando el look africano del ex presidente Nelson Mandela. Es una tradición aceptada en Bruselas que el Menneken Pis cambie su ropaje cada cierto tiempo. Y es tan importante esta costumbre que incluso hay una suerte de museo donde se exhiben los más de ochocientos trajecitos que el pequeño ha usado a lo largo de su vida.

Brandemburgo en Bruselas

Desde el Menneken Pis se deben caminar varias cuadras en dirección a la Estación Central para admirar el Palacio Real, de modo que no se vaya de Bélgica sin conocer el aposento de los reyes. De allí es posible tomar transporte superficial o metro para visitar la tercera parada obligada de este itinerario: Le Parc du Cinquantenaire, el Parque del Cincuentenario. Es una pradera hermosa, verde impecable con un estanque redondo y una fuente en medio. A su alrededor unos juegan y otros corren, unos leen y otros conversan. Hay espacio para todo. Pero la corona del lugar y centro de todas las miradas es la majestuosidad de Les Arcades du Cinquantenaire, una triple arcada monumental de 30 metros de largo por 45 de alto inaugurada fastuosamente en septiembre de 1905 para celebrar los 75 años de la independencia nacional (la construcción del monumento duró 25 años).

Sobre los arcos una escultura gigante en bronce refleja el orgullo del país con la victoria levantando una bandera, erguida sobre una carroza arrastrada por cuatro caballos. El sitio está lleno de simbolismos e imperdibles obras de arte. Es un lugar grandioso que recuerda con su imponente belleza la Puerta de Brandemburgo que engalana a Berlín en Alemania.

Ciencia gigante

Finalmente, el cuarto punto sugerido a visitar en Bruselas es el famosísimo Atomium, una estructura de 102 metros de altura elaborada en acero-alumio que recrea un átomo gigante. Fue levantado en 1958 para recibir la Exposición Universal de ese año, el mismo evento que motivó la construcción de la Torre Eiffel en París en 1889, o la renovación de Shanghái hace apenas unos años. Dentro de la edificación funciona un museo con grandes galerías y muestras permanentes en el interior de las esferas que dan forma al átomo, teniendo como mayor atracción el globo principal ubicado en lo más alto, pues allí tiene lugar un restaurante circular desde donde la panorámica urbana se aprecia en todo su esplendor.

Al Atomium se puede llegar tanto en metro como en transporte superficial. Si quiere ingresar al edificio deberá planificar su visita durante los horarios de apertura que varían de acuerdo con la época del año. En las noches, aunque el museo esté cerrado, el encanto está en el impresionante sistema de luces que ilumina la construcción haciendo las veces de los electrones que rotan alrededor de cada átomo real.

Si aún queda tiempo y energía, bien podría optar por asistir a algún espectáculo cultural antes de irse a dormir. Los conciertos abundan, teatro, danza, y un centenar de cafés y locales donde conversar hasta tarde al borde una estupenda espumante nacional.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s